Belgrano: Cerró la confitería Plaza del Carmen.

Con tristeza, notamos que cada vez más son los locales tradicionales de Belgrano que cierran sus puertas por no poder enfrentar la crisis que atraviesa el país actualmente.

Esta vez le tocó el turno a la conocida confitería Plaza del Carmen, ubicada en Cabildo y Monroe, en el corazón del barrio de belgrano.

La situación que vive el país es muy compleja para el sector gastronómico. En los últimos meses han cerrado clásicos como Clo Clo, Los Maizales, el Café Buenos Aires, Clásica y Moderna, Hermann, la Munich de Recoleta, el Café Victoria, La Giralda, entre tantos otros. Mientras, históricos como Rodizio de Costanera Norte entró en concurso de acreedores. La compañía tiene alrededor de 60 empleados.

Ariel Amoroso, presidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC), explicó a BAE Negocios el panorama del sector: “La situación es complicada, tenemos costos muy altos por la suba de servicios, que se suman a las subas en la mercadería. El costo de la inflación minorista fue de 49%, pero la inflación mayorista fue de 73% y la absorbemos nosotros”.

Sobre la baja de comensales señaló: “Los comerciantes tratan de sostener los negocios, pero la caída en las ventas no baja del 20%. Para tener una dimensión, si la baja es mayor, ya no dan los números y quebrás, no te da el negocio”, dijo Amoroso.

Se está dando un gran cambio en el sector gastronómico. “Hay un achicamiento general con lo justo y necesario. Se nota una gran reconversión de locales gastronómicos importantes a hamburgueserías o cervecerías. La gastronomía tradicional con mantel y mozo, hace que el servicio sea más caro. Hoy está cambiando la forma de consumir”, declaró el presidente de AHRCC.

La clave para sobrevivir en estos tiempos, es clara “los locales que se adaptan a un consumo más económico, sobreviven mejor. Otros están esperando que aclare el panorama para abrir, como por ejemplo, la pizzería El Imperio de Corrientes y Medrano oTuñín de Rivadavia y Castro Barros”.

-->