Salud: Cómo prevenir el estrés en el trabajo

Papeles revueltos encima del escritorio, agenda repleta de actividades, recordatorios de reuniones importantes y llamados por hacer mientras que explotan los mails y el teléfono celular no para de sonar… Qué complicado panorama ¿no? Ante situaciones como esas, en las que estamos sobrecargados de presión y exigencias, es probable que caigamos en el estrés en el trabajo.

El estrés es uno de los problemas de salud más comunes en la actualidad y puede deberse a varios factores como depresión, problemas familiares o en la relación de pareja, dificultades económicas y exigencia laboral. El trabajo es esencial para nuestra supervivencia, pero tampoco podemos arriesgar nuestra salud, que es lo más importante que tenemos. Por eso, te enseñaremos algunas estrategias para combatir el estrés en el trabajo.

  • Organiza un calendario equilibrado. No asumas más responsabilidades de las que puedes abarcar. Organiza tus tareas y actividades en función de tus horarios, buscando un equilibrio entre tu trabajo y tu vida familiar, social o, incluso, en solitario. Es fundamental encontrar ese balance.
  • No te comprometas si no puedes. A veces nos comprometemos con muchas actividades, aun sabiendo que realmente no tenemos tiempo para todo. En esos casos, procura ser realista y aprender a distinguir entre lo esencial y lo secundario para organizar tus prioridades. Puedes hacerte una lista de todas tus actividades ordenadas según grado de prioridades e importancia.
  • Avanza paso a paso. ¿Para qué comenzar un nuevo proyecto si todavía no hemos terminado con el primero? Ve paso a paso para no enloquecerte. En lugar de tomar todo de una vez, concéntrate en un solo asunto y de a poco, recordando la frase que dice que el que mucho abarca, poco aprieta…
  • Delega responsabilidades. No trates de hacer las cosas tú solo si tienes más personas que te pueden ayudar. Libérate de esa tensión de querer estar en todo, en todo momento.
  • Procura llegar más temprano a la oficina. Si a un día agitado y con mucho trabajo, le sumamos el estrés que nos causa llegar tarde, estamos perdidos. Por eso, levántate un poco más temprano cada día para llegar, aunque sea, 15 o 10 minutos más temprano a la oficina. Así tendrás más tiempo para organizarte y combatir el estrés en el trabajo.
  • Toma descansos. Es necesario despejar nuestra mente después de muchas horas de trabajo. Mientras estés en tu oficina, cierra tus ojos durante unos segundos, estira tus piernas o camina 5 minutos. A la hora de almorzar, hazlo lejos de tu escritorio.
-->