Belgrano: Se colocarán baldosas en memoria de los palotinos asesinados en la “Masacre de San Patricio”

A 42 años de la denominada “Masacre de San Patricio”, en la que fueron asesinados tres sacerdotes y dos seminaristas de la congregación palotina, se colocarán las “Baldosas por la Memoria” en la vereda de la parroquia San Patricio, del barrio porteño de Belgrano.

A 42 años de la “Masacre de San Patricio”, se colocarán en la vereda de la parroquia, en el barrio porteño de Belgrano, las “Baldosas por la Memoria” en homenaje a los padres palotinos Alfredo Kelly, Alfredo Leaden y Pedro Dufau, y los seminaristas Emilio Barletti y Salvador Barbeito, asesinados durante el gobierno militar.

En 2001, el entonces cardenal primado de la Argentina, Jorge Bergoglio, presidió la misa en homenaje a los cinco Siervos de Dios palotinos. En su homilía, reconoció: “Las baldosas de este solar están ungidas con la sangre de ellos”.

Este 4 de julio, a 17 años de aquella homilía, la comunidad palotina recordará una vez más a los cinco con la colocación de las “Baldosas por la Memoria”. La cita es a las 18 en Estomba y Echeverría.

Del acto, organizado por la comunidad palotina y por Barrios por Memoria y Justicia, participarán vecinos, familiares y allegados de las víctimas; referentes de organismos de Derechos Humanos y representantes de organizaciones sociales, políticas, culturales y religiosas, en un nuevo aniversario del más grave crimen cometido contra la Iglesia argentina.

En la madrugada del 4 de julio de 1976, un grupo de tareas asesinó a los sacerdotes Alfredo Kelly, Alfredo Leaden y Pedro Dufau, y a los seminaristas Emilio Barletti y Salvador Barbeito, en el interior de la casa parroquial. Los cuerpos fueron encontrados a la mañana, por el joven organista Rolando Savino. Los principales medios de comunicación atribuyeron los homicidios al “extremismo” y la Justicia nunca pudo identificar a los autores materiales del quíntuple crimen.

Al cumplirse 42 años de ese hecho, la colocación de las placas conmemorativas con los nombres de los palotinos asesinados y con la frase pronunciada por el arzobispo Bergoglio, representa una nueva cuenta en el rosario de iniciativas que, año a año y cada vez con más fuerza, reivindican los nombres de los cinco y su compromiso de entrega hacia el prójimo.

Estas baldosas serán una nueva huella en el espacio público que honrarán los nombres de quienes “juntos vivieron y juntos murieron”.

Entre las acciones orientadas a mantener viva la memoria de los religiosos asesinados, se destacan la publicación del libro “La masacre de San Patricio”, de Eduardo Kimel, en 1989 y la publicación, en 1996, del segundo libro sobre la masacre “El honor de Dios”, de Gabriel Seisdedos. En 2001, se produjo el estreno de la obra de teatro “La voz que grita al cielo”, de Carlos Salum, basada en los hechos del 4 de julio y ese mismo año, la celebración de la misa del 4 de julio estuvo a cargo del entonces arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio.

En 2004, la misa homenaje contó con la participación de León Gieco en el coro; en 2005, se inauguró en la parroquia San Patricio el monumento en homenaje a los mártires palotinos, realizado por el arquitecto Roberto Frangella; en 2006, se colocaron placas recordatorias en la esquina de la parroquia; en 2007 se estrenó el documental “4 de julio: la Masacre de San Patricio”.

En 2016, a 40 años de la masacre, la comunidad pintó un mural conmemorativo en las calles Pasaje Mártires Palotinos y Echeverría. Además, participaron del “Camino del Martirio”, que recorrió las calles de Buenos Aires desde la ex ESMA hasta la parroquia San Patricio. Ese año, la misa del 4 de julio estuvo presidida por el cardenal Mario Aurelio Poli

-->